Ir al contenido principal

Un festival de cine recuperado

Salvador García Llanos
____________________
COMO la vida está llena de paradojas, el Festival Internacional de Cine Ecológico y de la Naturaleza reaparece en el Puerto de la Cruz cuando los dos recintos de proyección existentes en la ciudad cerraron sus puertas hace unos meses. Eso: paradojas. Si el certamen sirve para estimular la reapertura o para que brote alguna idea alternativa, bienvenido. El caso es que catorce años después recupera el gobierno local una convocatoria que, de haber tenido continuidad, hoy tendría una consolidación que le permitiría competir con otros festivales que recobraron prestigio tras sufrir también sus vacas flacas. El Festival nace siendo Paco Afonso alcalde, cuando trabó amistad con Alfonso Eduardo Pérez-Orozco, uno de los ‘monstruos’ en el panorama de los cinéfilos y de los críticos cinematográficos del país. Alfonso, si la memoria no es infiel, debía andar con “La noche abierta”, un espléndido programa que hacía en Radio Nacional de España. Paco tuvo visión: el Puerto necesitaba un evento que, con carácter anual, sirviera de plataforma de proyección. El cine era una oportunidad excelente. Muchos no lo vieron así, seguramente por la falta de experiencia, por el desconocimiento de la dimensión de un certamen cinematográfico o por creer que la frivolidad y la farándula iban a imponerse sobre la base seria de una causa: eran los ochenta del pasado siglo los años de la conciencia verde, del descubrimiento de la ciencia ecológica, de la sensibilización por el medio ambiente y por los recursos naturales.
Hasta que no cuajó una cierta cultura cinematográfica -de festivales, sobre todo-, hasta que no se comprobaron los efectos de la crítica especializada, hasta que el empresariado turístico local no comprobó que el certamen era la convocatoria que el municipio podía esgrimir para seguir captando mercados turísticos, el festival tuvo hasta dificultades de subsistencia. Personas como María Dolores Pelayo, Daniel Duque o José María González de Sinde hicieron auténticos esfuerzos para que “el festival de Canarias” -como terminaron acuñando las gentes del cine- cristalizara como espléndida y respetuosa realidad y alcanzara su mayoría de edad para navegar con solvencia en el mundo cinematográfico. Alfonso se valió de Pedro Bellido, Antonio Santana Sánchez, Ceferino Piñas y de otros colaboradores que sortearon no pocas dificultades para asegurar la presencia de la industria, de actores, actrices y directores relevantes. La miopía de una parte de los medios locales a la hora de tratar el certamen dejó paso a planteamientos más ajustados y mejor enfocados. Desaparecieron algunos clichés, se hizo hincapié en la programación de actividades paralela a las proyecciones, con un carácter científico y cultural de estimable nivel, se debatió sobre la idoneidad de las fechas, se buscó el órgano de gestión más apropiado y se logró que el Festival gozara de respaldo y reconocimiento de la crítica. Se trataba de que el público portuense, que siempre presumió de entender de cine, se identificara con el certamen, la hiciera suya y la cultivara a sabiendas de que el éxito dependía en buena medida de su actitud. Muchos nombres, personajes prestigiosos, dieron vida al Festival. Expertos y profesores se interesaron por sus contenidos y admitieron que el cine era un formidable vehículo para la difusión de sus estudios y mensajes. Representantes de plataformas cívicas, iniciadoras de las actuales redes de ciudadanía. Títulos de renombre… Cuando ya la cosa estaba firme, llegó la incomprensión y un cierto afán de destruir y la enterraron. Porque era lo más fácil. La alternativa, una especie de performance de investigación tecnológica e informática, no cuajó. Ahora que recuperan el Festival, que se recobre también la historia de trece ediciones que son el mejor aval para saber cómo conducirse ante el futuro y volver a engrandecerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CANDIDATURAS PARA LA CITA CON LAS URNAS DEL 27 DE MAYO

Ayuntamiento del Puerto de la Cruz./R.B-A.

ACTUALIDAD DEL PUERTO DE LA CRUZ publica las candidaturas proclamadas oficialmente por la Junta Electoral, que concurren a los comicios del día 27 de mayo de 2007 al Ayuntamiento de la ciudad turística. Coalición Canaria ganó las elecciones de 2003 con el 43,92% (10 concejales) de los votos escrutados, seguido del PSOE con el 35,52%(8 concejales) y el Partido Popular, con el 12,29% (3 concejales). En esta convocatoria optan 8 formaciones políticas, para un consistorio de 21 ediles. El alcalde es de elección indirecta; es decir, designado por el pleno de la Corporación. CC-PNC 1. Marcos Brito Gutiérrez 2. Sandra Rodríguez González 3. Emma Rosa Mesa García 4. José Manuel Pérez Rodríguez 5. Juan Carlos Marrero León 6. Carmen Dolores Padilla 7. José Ricardo Padrón Díaz 8. María del Carmen Escobar 9. William Antony Lucas 10. Agustín Jesús Báez García 11. Ignacio Pérez Estévez 12. Eugenia Dolores Rodríguez 13. Olga Nieves Torres Brito 14. Juan Pa…

Salvador Garcia abandona el municipalismo sin renunciar a la política

Salvador García dice adiós al municipalismo pero sigue vinculado a la política, después de 16 años de ejercicio activo, de los cuales 12 fueron ininterrumpidos. El ex alcalde socialista no abandona su relación con las administraciones públicas, puesto que continuará como director del gabinete del delegado del Gobierno en Canarias y como único representante de Tenerife en el Comité Federal del PSOE. El pasado sábado, 16, con la constitución del nuevo ayuntamiento surgido de los comicios de 27 de mayo, el hasta hace pocos días portavoz adjunto del PSC-PSOE en la Corporación, emprende una nueva etapa desvela algunas de sus experiencias más significativas de su paso por la actividad municipal, como concejal con tareas de gobierno en el período del malogrado Francisco Afonso Carrillo, y luego como alcalde de la ciudad. Salvador García Llanos (1953, Puerto de la Cruz) puso punto final a dieciséis años —doce de ellos ininterrumpidos (1995-2207)— de ejercicio de responsabilidades públicas en…

Un joven de Los Realejos consigue que el Cabildo acceda a bonificar el transporte a estudiantes no universitarios

Un estudiante no universitario de Los Realejos consigue que el Cabildo de Tenerife alcance un acuerdo para subvencionar el transporte a la población docente de esta modalidad académica. La Corporación Insular ha redactado el acuerdo institucional sobre bonificación al transporte a los estudiantes no universitarios que tramitará ante el Gobierno de Canarias.El joven  Adjomar González, estudiante de las Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño de la Escuela de Arte Fernando Estévez, lleva a cabo desde hace varios meses una movilización en señal de descontento por la falta de subvenciones, ayudas, becas, descuentos y bonos especiales para estudiantes no universitarios, “aquellos que a pesar de no estudiar un grado o un master en la ULL tienen que desplazarse kilómetros de sus casas”, como le ocurrió a él durante los dos años de bachillerato artístico debido a que vive en Los Realejos y es en Santa Cruz donde único se imparte dicho bachillerato específico en todo el territorio insular.