SEARCH

05 marzo 2006

CARNAVAL INTERNACIONAL

El coso del Carnaval del Puerto de la Cruz reunió a 36.000 personas entre participantes y espectadores nacionales y extranjeros. _______________________________________________________
APOTEOSIS DE COLORIDO Y FANTASÍA
El coso del Carnaval Internacional del Puerto de la Cruz reafirma su liderazgo en la Isla y el Archipiélago Canario, por su brillantez, colorido y fantasía y por su gran capacidad de convocatoria de público y de participantes. El desfile de ayer, primero en la historia de los festejos en la ciudad turística que tuvo lugar un domingo por cuestiones organizativas derivadas de la conveniencia de evitar coincidencia de fechas por el aplazamiento del homónimo de Santa Cruz de Tenerife previsto para el martes de Carnaval y que se suspendió por condiciones climatológicas adversas. La apoteosis del Carnaval del Puerto de la Cruz se vio un tanto tocada por la aparición de una ligera lluvia, dos horas y media después de su inicio en la Avenida de Colón. Una tarde gris y fría presagiaba algún tipo de incidencia climatológica, que se conformó bien entrado el desfile en su recta hacia el paseo Luis Lavaggi, después de haber recorrido parte de la Avenida de Colón y avanzar hacia la del Generalísimo, para proseguir por las calles Santo Domingo y San Felipe, Plaza del Charco y destino final en el paseo de Luis Lavaggi. El coso apoteósico del Puerto de la Cruz reunió a 6.000 participantes y 30.000 espectadores nacionales y extranjeros en algo más de tres horas, según datos facilitados por el área de Fiestas del Ayuntamiento. El alcalde, Marcos Brito Gutiérrez, y miembros de la Corporación, actuaron como anfitriones de las delegaciones del Carnaval de Alemania, concretamente de Dusseldorf y Mönchegladbach, al Príncipe y Venecia. Las 4.500 sillas y las gradas instaladas en el curso del trayecto del coso estaban ocupadas, no había sitio donde ponerse. En este acontecimiento carnavalero desfilaron 12 carrozas de la calle, 10 coches engalanados y las carrozas de las reinas adulta e infantil, Tania Díaz y Priscila Medina, respectivamente, con sus damas de honor. En el desfile se dieron citas 10 comparsas: Son Bahía, Chicharacas, Río Orinoco, Los Joroperos, Carabao Guayana, Corumbá, Yemaza, Tropicana y Ritmo Caribe. Como en todo coso que se preste no podían faltar las murgas Puertopotra y Cascarrabias, entre otras.
____________________________________________________
LA CRÍTICA
El Centro Canario reclama un"meneo" para animar el Carnaval
-"Lo visto en el pregón y en el entierro de la sardina es para llorar".
El presidente del comité de Centro Canario del Puerto de la Cruz, Francisco Carballo Rodríguez, ha difundido un comunicado en el que señala que el Carnaval 2006 de la ciudad turística ha pasado con mucha pena y sin ninguna gloria. Sostiene que ha dejado en los portuenses y en los visitantes “una infinita sensación de pobreza. Es como haber retrocedido a las fiestas de hace cuarenta años”. El dirigente centrista y ex concejal del Consistorio portuense afirma que “el único acierto del edil de Fiestas en este Carnaval ha sido suspender algunos actos por las inclemencias del tiempo. Lo demás ha sido una colección de desatinos reflejada en la desorganización y en los insulsos contenidos”. Agrega que “es lógico el malestar del pueblo cuando comprueba que sus tradiciones tienen que ceder ante intereses de otros municipios, por muy capitalinos que sean. El rechazo popular, además, ha empezado por el propio Gobierno de Coalición Canaria”.
“Los malos resultados del Carnaval de este año-agrega Francisco Carballo-son también el reflejo de la deficiente gestión de los actuales responsables municipales. No han sido capaces ni de atraer incentivos a los carnavaleros del Norte de la Isla”. Carballo Rodríguez subraya que “al Carnaval portuense le hace falta un buen meneo. Quienes ahora sólo favorecen a sus amigos y clientes, despilfarran o se preocupan de sus imagen, olvidándose del verdadero regocijo del pueblo, han demostrado que deben dedicarse a otra cosa”. Indica que “lo visto en el pregón y en el entierro de la sardina, con todos los respetos, es para echarse a llorar. Menos mal que los participantes y el afán de diversión del pueblo, así como el buen funcionamiento de los servicios, mitigaron la sensación de desastre”.Carballo vaticina que “el año próximo, como es electoral, veremos disfrazado al alcalde y sus concejales para animar el cotarro y, de paso, hacer propaganda. Igual así creen que el Carnaval recobra personalidad.